Con temperaturas superiores a los 40ºC, mejillones, estrellas de mar, ostras y otros animales marinos han perdido la vida frente a la ola de calor en Canadá.

Hacia finales de junio de 2021, las playas de Kitsilano estaban plagadas de cadáveres. La ola de calor ha producido un aumento inusitado e inexorable en las temperaturas del mar. Muchas de las especies costeras, todavía no adaptadas a las nuevas condiciones climáticas de su ecosistema, perdieron la vida. Primero fue el pueblo de Lytton, venido abajo hasta los escombros por los incendios forestales; ahora son los animales marinos, cocinados hasta la muerte por la ola de calor en Canadá.

El calor es sísmico

El gobierno local estima que, en lo que va de julio, al menos mil millones de animales han perdido la vida en manos de la ola de calor en Canadá. Las vistas más impresionantes se vieron sobre las rocas que emergen del mar en la playa, donde miles de mejillones, almejas, estrellas de mar y caracoles emitían un olor a descomposición. Calcinados hasta la muerte por las temperaturas del mar, habían venido a dar a la playa.

Cris Harley, un biólogo marino de la Universidad de Columbia Británica, asegura que este fenómeno natural seguirá cobrando facturas altas para la diversidad biológica en los mares del norte. Más aún en la Colombia Británica, donde miles de millones de animales costeros no podrán soportar los cambios en su ecosistema.

De acuerdo con la cobertura de CBC, la catástrofe ecológica ha dejado ver “los efectos sísmicos de la ola de calor”. El símil responde a la manera en la que miles de muertes humanas siguen a la alza, como si un epicentro de calor se reverberara hacia otras partes de Norteamérica, dejando más pérdidas a su paso. Harley asegura que el equilibrio ecológico seguirá “desmoronándose”, si la tendencia no cambia pronto.

Más de 40ºC

Vancouver alcanzó temperaturas superiores a 40ºC esta semana. La tendencia ha sido mucho más dramática en el resto de la Columbia Británica, en donde el calor se eleva hasta casi 50ºC, particularmente en la costa rocosa. Si los seres humanos no somos capaces de soportar estas condiciones climáticas, los animales marinos con concha mucho menos.

Al respecto, Harley explicó la problemática haciendo una comparación sencilla: “Un mejillón en la orilla de alguna manera es como dejar a un niño pequeño en un automóvil en un día caluroso”. Se quedan atrapados en la arena, hasta que el mar vuelve por ellos. Mientras tanto, según el experto, están a merced del medioambiente. En muchos casos, no pueden hacer nada por sí mismos, y mueren.

Se tiene registro de que estos animales sólo pueden tolerar hasta 30ºC en el mar durante periodos largos de tiempo. Por tanto, las temperaturas que se han vivido recientemente en el norte les resultan, literalmente, abrasadoras. Sucumbiendo a la ola de calor en Canadá, los cadáveres de animales fueron a dar a la playa.

Looks like you have blocked notifications!