La Sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General de abril de 2022 será un día que la hermana Tracy Yeulande Browning y su familia siempre recordarán. Fue llamada y sostenida como segunda consejera de la presidencia general de la Primaria.

Este también fue el día en que se llamó a la primera mujer Santo de los Últimos Días afrodescendiente a servir en una de las presidencias generales de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Créditos: Scott G. Winterton, Deseret News

La hermana Browning nació en New Rochelle, Nueva York, y pasó la mayor parte de su niñez en Jamaica, el país que vio nacer a su padre y madre, Clive Adams y Sharon Cox.

Ella conoció la Iglesia gracias a su madre y se bautizó a la edad de 16 años. Después de ver un anuncio por televisión que ofrecía copias gratuitas del Libro de Mormón, su mamá llamó para solicitar una copia.

En pocos días los misioneros fueron a visitarla para regalarle el Libro de Mormón y resolver todas las dudas y preguntas que pudiera tener sobre el Evangelio de Jesucristo.

Si bien Tracy no vivía con su mamá, sentía curiosidad por el cambio que ella estaba haciendo con los misioneros.

La hermana Browning había asistido a un iglesia presbiteriana con su abuela y había aprendido los principios fundamentales del cristianismo, pero eso no le impidió asistir a los servicios de adoración de los Santos de los Últimos Días junto a su madre.

La hermana Tracy Y. Browning, segunda consejera de la Presidencia General de la Primaria, y su esposo, el hermano Brady Browning. Créditos: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Un día, después de visitar la Arboleda Sagrada, asistir a la Iglesia y escuchar los mensajes, sintió el deseo de saber más sobre el Evangelio.

Su mamá recibió la noticia con mucha felicidad y rápidamente le presentó a los misioneros.

Al cabo de un año, se bautizó y supo en su corazón que había tomado la decisión correcta. La hermana Tracy Y. Browning compartió:

“Me sentía feliz. Sentí la confirmación de que lo que hice fue lo correcto y que era lo que Dios quería que hiciera”.

La hermana Browning sabe lo importante que es ser llamada a servir a todos los hijos del Padre Celestial y espera poder hacerlo de la mejor manera.

“Soy una hija de Dios, una de sus hijas negras, y porque soy negra, he tenido experiencias culturales muy específicas que han influido en mi perspectiva, mi forma de liderazgo y mi fe. Sé que todo se complementa en Su reino”.

Tracy Y. Browning

Tracy Y. Browning. Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La hermana Browning compartió para Church News que sus propias experiencias pueden brindar una perspectiva diferente.

“He aprendido que al unir las notas musicales y los acordes de mis experiencias particulares de vida con las de los otros miembros de la Iglesia, quienes traen sus propias composiciones únicas, creamos armonía. Cantamos en armonía porque estamos enfocados en la misma dirección”.

Ella expresó que todos podemos cantar las canciones del Evangelio de Jesucristo y que es necesario que todos Sus hijos se unan a Su coro y levanten sus voces en unidad.

La hermana Browning puede testificar de esto porque lo vivió desde el principio. Ella pudo sentir que “tenía un hogar en la Iglesia de Jesucristo porque los miembros se esforzaron por ejemplificarlo en su conducta, en su acogida, en su disposición a enseñarle e invitarla a unirse a la obra”.

Aquellas experiencias le han enseñado a compartir con los demás y ayudar a otros a ministrar a fin de fortalecer a su prójimo en todos los ámbitos.

Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“[Para mí], la Iglesia no fue solo una experiencia de cada domingo. Tuve muchas amistades que me hicieron aguardar con ansias el día de reposo. También esperaba con ansias las actividades de la semana o tan solo interactuar con los miembros de alguna manera. Esas relaciones fueron muy importantes para mí porque a través de ellas me mantuve en la senda que me lleva al Salvador”.

La hermana Browning está muy emocionada por esta nueva aventura en su vida, una que espera llevar de la mano del Señor.

“Sé que esto es lo que Dios desea que haga en este momento y saberlo me da la confianza que necesito. Para lo demás, pondré mi confianza en Él a fin de que pueda ayudarme”.

La presidencia general de la Primaria de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días empezará su servicio desde el primero de agosto de 2022.

La hermana Susan H. Porter, servirá como presidenta general de la Primaria; la hermana Amy A. Wright, como primera consejera; y la hermana Tracy Y. Browning, como segunda consejera.

Fuente: Church News

También te puede interesar

La entrada Conoce a la hermana Tracy Y. Browning, la primera mujer negra en servir en una presidencia general aparece primero en .

Looks like you have blocked notifications!