Florencia Barraza, médica de 27 años y oriunda de la Ciudad de Buenos Aires, se volvió viral luego de publicar un tuit en el cual narró una situación que la llevó a renunciar como médica en una clínica privada.

Si bien la médica residente en cirugía no especificó el nombre del sanatorio, sí relató en su cuenta de Twitter que, tras recibir a un paciente que no contaba con la cobertura médica adecuada para atenderse allí, decidió intervenirlo quirúrgicamente aún sin el consentimiento de la directora del lugar.

Leé también: Una joven dejó su trabajo y recibió un regalo: “Felicitaciones por renunciar”

“Recién me tuve que pelear con la enfermera y directora de la clínica. No me dejaban suturar a un hombre que se cortó el pie con una amoladora porque no lo podía pagar. Lo suturé igual y renuncié. Prefiero siempre al Estado antes que al vil empresariado”, escribió la profesional de la salud que se recibió en 2018.

La renuncia y un mensaje a favor de la salud pública

Su publicación superó los 10 mil retuits y los 107 mil likes. También generó otros miles de comentarios, en donde recibió un sinfín de respuestas. En el final del primer mensaje agregó: “¡Aguante la salud pública!”.

Los tuits que generaron polémica y se viralizaron en las últimas horas (Foto: Twitter @FlorBarraza17).
Los tuits que generaron polémica y se viralizaron en las últimas horas (Foto: Twitter @FlorBarraza17).

Al ver la repercusión que se había generado con el primer tuit, Barraza retornó una hora más tarde para brindar más detalles: “Cuando le dije a la directora que mi deber como médica era la asistencia sin importar los medios económicos que tenga el paciente, me dijo: ‘No, en los privados las cosas no funcionan así’”.

“En los privados no se hace medicina, se hacen negocios y los productos son seres humanos”, completó.

La joven relató en la misma red social que comenzó la residencia en cirugía a principios de febrero. “Al fin me decidí a hacer la especialidad que siempre estuvo acechándome pero que nunca me anime a abordar por su complejidad y sacrificio”.

También en sus tuits suele contar historias de su trabajo, detalles de los días de guardia y situaciones muy íntimas como la que tuvo que afrontar frente a una familia al entregarles una mala noticia: “Es un antes y un después en la vida de cualquier persona”.

Leé también: Le hizo un trabajo práctico a la chica que le gusta y se sacó un 2: “No voy nunca más al colegio”

Tras los agravios que recibió por su crítica al sanatorio privado, aclaró que también trabaja en un hospital público y que permanecerá únicamente con ese empleo.

En 2020, tras recibir su título, redactó en Instagram: “Lo imaginaba rodeada de aplausos, de amor, de felicidad pero el mundo esté sufriendo y ya nadie puede sonreír. Hoy recibí mi título sola, como si fuese un trámite, a manos de un desconocido y sin ningún aplauso. Pero no importa porque los aplausos van a estar en los ojos de cada persona que logre ayudar. A partir de hoy, prometo solemnemente dedicar mi vida al servicio de la humanidad”.

Looks like you have blocked notifications!