Esta compañía, con sede en la ciudad texana de Houston, acaba de presentar un diseño conceptual de vehículo hipersónico llamado Stargazer. Es la primera vez que muestran en público el diseño de la aeronave, que la propia Venus Aero califica como “avión espacial”. Su formato recuerda a las afiladas líneas del otrora rey del cielo, el Concorde.

Según recoge Venus Aero, ha recibido inversión privada y gubernamental para el desarrollo de dos plataformas: una aeronave de pasajeros —la Stargazer— y un dron del que, por el momento, no se conocen más detalles.

El vehículo Stargazer nace con el objetivo de proporcionar la capacidad técnica para realizar vuelos de ultralargo radio. Una solución para unir dos puntos del planeta sin considerar escalas o interminables viajes en aviones comerciales convencionales. Los ingenieros ya trabajan para que la aeronave alcance nada menos que 9 veces la velocidad del sonido, unos 11.000 kilómetros por hora, a una altitud de unos 51.000 metros.

Aunque todavía queda mucho para que el prototipo sea siquiera algo material, en el vídeo promocional mostrado se puede apreciar cómo será el Stargazer. El morro afilado —no se muestran ventanas en la cabina del piloto— y el fuselaje se integran con las alas, formando un ala delta.


Stargazer

Venus Aero

Este esquema es el que ha demostrado mejor rendimiento más allá de la velocidad del sonido y será clave junto a los dos estabilizadores verticales situados en la parte trasera del Stargazer. Rematando el conjunto, se pueden ver tres motores que en el vídeo parecen los de un cohete.

Las únicas interrupciones en toda la aerodinámica del fuselaje las protagonizan la puerta de entrada y 6 pequeñas ventanas por cada lado. Según recoge Gizmodo, la aeronave cuenta con capacidad para 12 pasajeros. Venus Aero no ha proporcionado más datos sobre cómo será la cabina interior.

En cuanto al modelo de despegue, el Stargazer empleará sus propios motores como un avión convencional, pero después “haría la transición a cohetes una vez alcance cierta altitud y se encuentre fuera de la ciudad”, según ha comentado al mismo medio Andrew Duggleby, CTO de Venus Aero.

Esto le aleja de algunos desarrollos que se están llevando a cabo actualmente y que necesitan de plataformas de lanzamiento —similares a las de los cohetes— para el despegue. Esto añade mucha complejidad a la ecuación y limita enormemente la operación de la aeronave en cualquier aeropuerto.


Venus Aerospace Stargazer

Si todo sale según lo planeado, se espera que la primera prueba en superficie se realice en 2025, inaugurando una fase de “no menos de 5 años de pruebas de vuelo para garantizar la seguridad, la fiabilidad y el rendimiento”. En cuanto a lo que costará un pasaje en el Stargazer, Duggleby ha indicado que podría tener un precio similar a un vuelo comercial tradicional en primera clase, “aunque todavía es necesario resolver una serie de variables para precisarlo”.

Alternativa china

Al otro lado del mundo, la compañía china Space Transportation está trabajando en una aeronave capaz de realizar vuelos suborbitales punto a punto. La gran diferencia respecto a la propuesta de Venus Aero es que necesita despegar verticalmente y estará acoplada a una nave nodriza.


Nave en posición de despegue

Space Transportation

A una determinada altitud —que no mencionan— la plataforma con los pasajeros se separará y emprenderá el vuelo por sus propios medios. Los prototipos desarrollados por Space Transportation acumulan ya 10 lanzamientos y han conseguido posicionarse como una de las propuestas más avanzadas de la aviación hipersónica mundial.

Este avión tiene previsto alcanzar 8 veces la velocidad del sonido (unos 10.000 kilómetros por hora) y podría cubrir trayectos como de Madrid a Sídney en poco más de una hora, a Nueva York en 50 minutos o a Johannesburgo en 1 hora. La compañía pretender realizar los primeros ensayos con la nave real en 2023 y levantar el vuelo por primera vez en 2024, en formato no tripulado.


Nave espacial suborbital de pasajeros

Space Transportation

El primer vuelo tripulado está previsto para el 2025, a partir del cual se sumergirán en un denso proceso de verificación que tendrá que aprobarse por las autoridades aeronáuticas de los diferentes países. Según la compañía, el primer vuelo comercial se llevará a cabo en 2030.

Looks like you have blocked notifications!